OPINIÓN: El Pez Limpio: La Trucha, Símbolo de la Cocina, la mesa y la gente del triángulo piscícola

Por: Juan Guillermo Bedoya Saldarriaga

Geográficamente Entrerrios está ubicado muy cercano al sistema montañoso Páramo Santa Inés, de ahí su potencial hídrico no ajeno a sus límites Belmira y San José de la Montaña, definido como un potencial en producto para el turismo en un mediano plazo: El triángulo Piscícola. Nos atrevemos a llamarle: El Pez Limpio, a una especie tan contradictoria a su corriente y a veces tan conservadora de la misma (Salmónida) pues es imposible maximizar las exigencias en la calidad del agua en que crece, 6 meses de un proceso apasionante, riesgoso y una cosecha gratificante justifican sin palabras lo que queremos hoy compartir con usted.

Como un símbolo se nos presenta hoy a algunos pocos productores y consumidores el pez en nuestra cultura; se nos presenta como un símbolo de pureza sexual, domesticación, dominio territorial, alta nutrición a bajo costo y en nuestro contexto: un incentivo económico para productores, una figura ‘ambientalista’ y símbolo de ‘distinción social en la mesa’. Cuando hablo de sociedad, distinción y mesa, no hablo de apellidos, de rangos ni mucho menos de personajes de grandes linajes, y tampoco de pretensiones sibaritas con un alimento que antes de objeto es alimento; me refiero entonces a que cuando llevamos un alimento a la boca, llevamos a la misma, la idiosincrasia de un pueblo, su hacer y por su puesto a la madre tierra misma, y que cuando hay negación por un alimento hay negación y rechazo a la cultura a la que este pertenece.

Cada pieza cuidada, producida, capturada, transformada y servida; evoca la forma cultural del color y la raza que a Entrerrios y Belmira habitó y que hoy algunas pocas y hermosas familias del pueblo aun se reúsan a extinguir, un distintivo natural que influye en la cultura que hace de cada pueblo y su gente algo único y exótico con igualdad de condición humana y sensible.
Es indispensable hablar de Belmira, pues recordemos que: Trucha es a Belmira, lo que Leche es a Entrerrios. Es por esto que jamás se pensó en que el Lago llegara a significar para Entrerrios y el Norte siendo la primer truchera del municipio lo que hoy usted señor lector, sustenta sentado aquí, mientras espera un plato con trucha como protagonista ó bien lee este artículo; un espacio único, diferenciador y referente de destino, acogedor y sencillo, hecho y trabajado con amor en un rinconcito de este bello Toruro por las personas y la ideología del mismo Entrerrios.

Buen provecho y disfrute de esta su casa.

Category: Opinión