OPINIÓN: Tierra de Pajuates

Por Edgardo Mendoza Guerra.

Ahora cuando Diomedes Díaz, y  Aurelio “Yeyo” Núñez,  ambos artistas guajiros, nos recordaron esta palabreja, en este caso aplicada a vainas de amor, aunque cabe perfectamente en la política, ciencia de la que hablaremos este año por las elecciones del próximo, por los cambios  que deben darse pero para nadie es un secreto que cambiamos de caritas pero no de familias y menos de ideas.

Nos quedará tiempo para la política, apenas, y después de consultar a varios expertos en el tema, concluimos que  usted podría cumplir alguno de los requisitos para “pajuatizarse” en el amor (debo aclarar que en medio de la investigación encontramos “pajuatas” pero ese será otro capítulo.)

En estos diez casos analice como está Usted, anotes cinco puntos por cada afirmación y dos por cada negación, si suma más de veinte puntos, es neopajuate, si alcanza los 35 es pajuate graduado, en adelante es maestro de pajuates en varias modalidades, en la que seleccione le irá muy bien. Recuerde que hay pajuates políticos, periodísticos, mineros, profesores, taxistas, músicos, abogados, empleados públicos, gobernadores, ex gobernadores, alcaldes, etc. Suerte.

1-    Si Usted pide permiso a su esposa o compañera para salir con los amigos, comprar una camisa, visitar una tía o llega después de las siete de la noche. Ojo.

2-    Si está saliendo con mujeres 20 años menor, si antes escuchaba vallenatos como “La Negra Felipe” y ahora se cambió a  Pipe Peláez o Nelson Velásquez, va en el camino correcto.

3-    Si visita, preferiblemente en la noche el centro comercial Guatapurí, con la misma amiga, ella entra a cada almacén y es usted quien a punta de tarjeta de crédito paga y de inmediato rompe el recibo, está acercándose al título.

4-    Si en esta semana santa, fue o patrocinó viajes a santa Marta, Cartagena o Mayapo en La Guajira, incluyendo suegras y mascotas de casa, solo le falta un punto para grado de Pajuate.

5-    Si en los últimos tres meses dio cuotas iniciales para motos, micronegocios de licores o artesanales, tours a Coveñas, ha comprado hamacas para suegros, mascotas para sobrinas de la pareja, perfumes a crédito, portátiles  y ha cancelado matriculas o cursos varios, a usted solo le falta, el diploma.

6-     Si comenzó a usar mochilas y antes usaba maletines, se tinturó el cabello, usa suéter y jean sin medias, asiste a la misma iglesia de la chica, entrega plata al mismo pastor, come frutas que antes no conocía, insiste en pedir champiñones en restaurantes, reclame su diploma por ventanilla.

7-    Si es adicto a Facebook, Google, twitter, Chats, Skype, si monta cada foto donde vaya, (que toma donde va)si se desespera cuando su chica no está conectada y no responde el celular …(a pesar que usted le recargó en la mañana….)compadre usted es especialista en pajuateo.

8-    Si estando con un grupo de amigos y colegas corre hasta tres cuadras para contestar el celular, si compró nuevas gafas, usa relojes de colores, toma cervezas light, come atún en aceite de olivas, solo galletas y agua con gas…Pida su diploma de maestro.

9-    Si sus camisas que ayer eran de marca y hoy son de promociones en almacenes de cadena, su  cartera que andaba boyante, hoy solo tiene tarjetas de crédito, su preocupación anda a mil, principalmente los  fines de semana, si lo ven visitando políticos con alta frecuencia y prometiendo votos en varios pueblos, recomendando cuñados y primas de la compañera, créame que ya usted puede dar ejemplo de pajuatismo duro.

10- Finalmente si usted va a discotecas, baila ritmos junto a los muchachos, grita cuando ellos gritan, se agarra de las escaleras al bajar como si fuera de un madero en alta mar, si esconde las facturas, si autoriza a terceros a entregar regalos, buscar cupos y maestros para que ayuden a jóvenes con notas en la universidad, pida a esa misma entidad que le entregue su maestría en pajuate y disfrútelo hasta el final.

Opiniones expresadas en este espacio no necesariamente representan el punto de vista de Valledupar Noticias

Tags: ,

Category: Columnistas, Opinión